Inbound y Outbound marketing, ¿en qué se diferencian?

abril 08, 2021
Redacción
¿Te ha gustado nuestro articulo?

Inbound y Outbound marketing

Inbound y Outbound marketing son dos caras de una misma moneda, aunque se trate de dos metodologías opuestas. Si quieres que tu empresa resulte rentable a largo plazo, combinar estas dos fórmulas es la decisión más inteligente para tu negocio.

El objetivo final de ambas disciplinas es conseguir captar la atención de las audiencias y acercarlas a la marca para convertirlas en clientes. Pero combinarlas es saber adaptar la estrategia general de tu empresa a cada fase del embudo de conversión. Algo vital para que los usuarios mantengan su interés en la marca y sigan todo el recorrido hasta la conversión.

Y es que no hay que olvidar que las personas reciben alrededor de 10.000 impactos publicitarios al día. Una cifra que resulta escalofriante pero, sobre todo, pone de manifiesto una realidad innegable: la competencia por captar una mayor cuota de mercado es feroz.

A grandes rasgos, hoy en día las marcas solo tienen dos formas de llegar a las personas que necesitan: el Inbound y Outbound marketing. Sin embargo, en marketing digital todo debe sumar, por lo que definir una estrategia global que abarque ambas disciplinas supondrá la creación de campañas mucho más eficientes.

Inbound y Outbound: sus principales diferencias

Inbound y Outbound: diferencias

Esto no quiere decir que en un momento determinado no se puedan explotar sus particularidades por separado. De hecho, en momentos puntuales te darás cuenta de que una u otra estrategia resultará más efectiva. Sin embargo, lo más recomendable es que tanto Inbound y Outbound marketing  formen parte del arsenal de toda empresa.

Atendiendo a sus diferencias, Inbound marketing son todas aquellas técnicas enfocadas a atraer público y acompañarlo a través de todo el proceso de ventas. Así, su principal munición es el contenido, el cual debe ser siempre relevante y útil y estar adaptado a las necesidades y los intereses del público objetivo al que se dirigen.

Por otro lado, el Outbound marketing engloba todas aquellas estrategias tradicionales de publicidad y promoción que dependen de medios pagados. Por tanto, es un tipo de estrategia mucho más directa e invasiva y suele traducirse en anuncios digitales en webs, redes sociales e, incluso, los medios de comunicación más tradicionales.

Inbound marketing: una atracción orgánica

Teniendo en cuenta que el Inbound marketing está basado en la generación de contenido personalizado y de interés para el público, también suele definirse como marketing de atracción. Además, se trata de una estrategia completamente orgánica, ya que evita siempre ser intrusiva con el usuario.

Al trabajar con esta disciplina del marketing, la idea es establecer una serie de acciones que ofrezcan valor añadido al público, y que sea el mismo el que busca el contacto con la marca sin necesidad de interrumpirlo constantemente. Así, las principales características del Inbound marketing son:

  • Tiene en el centro de la estrategia al usuario. Su objetivo es captar su atención, generar interés en la marca y ganarse su confianza para convertirlo en cliente y fidelizarlo.
  • Uno de sus puntos fuertes es el uso del entretenimiento como medio para captar clientes.
  • La comunicación es bidireccional, ya que uno de los objetivos es generar interacción con el usuario para crear una relación sólida y emocional con ellos.
  • Resulta más económico que el Outbound marketing ya que la mayor parte del valor reside en la creatividad a la hora de crear el contenido.
  • Es una estrategia íntegramente digital, ya que se vale de contenidos generados para web, blogs y redes sociales. Los objetivos son múltiples, ya que permiten trabajar distintas áreas de una marca, como su posicionamiento SEO, su reputación o su branding.

Outbound marketing: Objetivo, las ventas

Tal y como el Inbound se centra en los usuarios y en los contenidos, el Outbound marketing es una estrategia enfocada completamente en las ventas. Por ello, resulta una estrategia más impersonal y fría, puesto que es dirigida a grandes públicos y no permite el feedback.

De esta manera, a diferencia del Inbound, el Outbound va en busca del cliente de forma directa. En cuanto al contenido, este está centrado exclusivamente en las características y funcionalidades del producto o servicio y en resaltar el problema o la necesidad concreta que puede solucionar.

  • Se trata de un tipo de comunicación unidireccional donde el usuario tiene un feedback muy limitado o nulo (ninguno, más allá del de convertir y demostrar que está interesado).
  • En cuanto a los canales en los que se mueve, el Outbound puede ser digital, a través de publicidad en webs, en plataformas como Youtube o en la red de búsqueda. Pero también es offline, encontrándose en medios de comunicación como la prensa, la radio y la televisión.
  • La segmentación es mucho menos específica en el Outbound marketing, por lo que suele ser más difícil calar en el público adecuado.
  • En cuanto a su utilidad, el Outbound marketing no suele ofrecer contenido de utilidad ni de valor añadido para el usuario, ya que su tono es fundamentalmente promocional.
  • El costo también es mucho más elevado que en el Inbound marketing, ya que la contratación de los espacios publicitarios suele ser costosa y presenta, normalmente, mucha competencia.

Combinar Inbound y Outbound marketing: una decisión inteligente para tu negocio 

Combinar Outbound e Inbound marketing

Lo más interesante de cara a obtener buenos resultados en toda tu estrategia de negocio es comprender que Inbound y Outbound marketing son totalmente complementarios. La razón es que ambos tienen sus ventajas, pero también sus limitaciones, sobre todo, en términos de alcance.

El Inbound ciertamente es una estrategia con un coste económico inferior que el Outbound, puesto que no requiere de una gran inversión. Sin embargo, su alcance es relativamente escaso si no se acompaña de estrategias de publicidad pagada.

Ten en cuenta que el mayor difusor de contenidos son las redes sociales y, aunque aún muchos mantienen la idea de que son totalmente gratuitas, lo cierto es que conseguir mucha visibilidad requiere de pagar por ella. Así, si buscas difundir los contenidos de tu blog en las redes, pero no aprovechas las opciones de promoción que estas ofrecen, es muy posible que el número de usuarios que llegue a ver tu contenido sea bastante limitado.

En parte, esto se debe a la forma en que los propietarios de las redes sociales las capitalizan, haciendo imprescindible invertir en publicidad para obtener un mayor alcance. De la misma manera, piensa que más del 50% de los usuarios que visitan una web por primera vez no tienen intención de realizar una compra.

Por ello, queda claro que se necesita desarrollar una estrategia de lead nurturing eficaz antes de que los usuarios estén preparados para adquirir los productos o servicios. Algo que resulta más efectivo aplicando estrategias de Inbound marketing.

Una estrategia global para construir una marca sólida

Sea como fuere, combinando Inbound y Outbound marketing se pueden conseguir enormes ventajas. El Outbound te permitirá obtener resultados rápidamente. Sin embargo, no resulta nada económico e, incluso, puede ser más arriesgado en lo relativo a la imagen de marca, puesto que el seguimiento del sentimiento de la audiencia es prácticamente imposible.

Por su parte, el Inbound marketing debe trabajar a la par de la estrategia promocional de una empresa. Y aunque su avance es más lento, el resultado a lo largo del tiempo es mucho más sólido. No solo porque se logra un buen posicionamiento orgánico, sino porque usando esta disciplina es como mejor se trabaja la imagen y la reputación de una marca.

Cómo hacer que Inbound y Outbound funcionen juntos

Como ya te habrás dado cuenta, crear contenido de calidad que resulte atractivo y darle un buen empujón a su difusión a través de métodos de promoción directos son la forma más habitual de poner a trabajar juntos el Inbound y Outbound marketing.

Sin embargo, hay otras estrategias que se pueden poner en marcha para crear una sinergia entre ambas y alcanzar cualquier objetivo que te propongas.

1.- Branded content

El poder del Branded Content

Quizá el ejemplo más claro de colaboración Inbound y Outbound sea el contenido patrocinado. Se trata de una tipo de publicidad encubierta, puesto que es de pago y busca el reconocimiento de marca e, incluso, la venta, pero se centra en ofrecer una información o un contenido interesante o entretenido para el usuarios.

Gracias al Branded content las marcas pueden llegar a un público más amplio y segmentado, ya que el contenido está pensado para que sea el usuario quien lo busque y lo consuma de forma orgánica. Pero, al mismo tiempo, tiene un trasfondo promocional que resulta efectivo por no ser intrusivo.

2.- Estrategias de lead nurturing

Muchas empresas llevan a cabo distintos webinars y seminarios online. Y esto es un gran ejemplo de combinación de Inbound y Outbound marketing. Normalmente se invierte en promocionar este tipo de eventos a través de anuncios pagados tanto en webs como en redes sociales con el fin de darles difusión y conseguir el mayor número de asistentes posible.

Pero además, aquí juega un importante papel el contenido, ya que el seminario debe ofrecer algo que resulte útil y atractivo para el público objetivo de dicha empresa. De esta manera, terminan involucrando a los usuarios en la marca con mayor profundidad y los nutren para convertirlos en clientes.

Si quieres construir una marca sólida y hacerla rentable, no dudes en utilizar Inbound y Outbound marketing dentro de tu estrategia global de marca.

En Antevenio te ayudamos a poner en marcha estrategias de Inbound Marketing que te permitan convertir a tus potenciales clientes en prescriptores entusiastas de tus productos.

Etiquetas:

¿Quieres que te ayudemos a vender más a través de marketing digital?