Fact-checking, ¿cómo puede ayudar en una estrategia de marketing?

mayo 14, 2020
Redacción
¿Te ha gustado nuestro articulo?

fact-checking

Los principales periodistas y medios han valorado durante mucho tiempo el fact-checking y la integridad del contenido. Ahora, con el marketing de contenidos como eje de estrategias de marketing, esta práctica se ha extendido al ámbito digital. La inmediatez del sector, propiciada, sobre todo, por las redes sociales, provoca que muchas veces se compartan informaciones erróneas o falsas.

Un dato de este tipo o un anuncio con la imagen equivocada puede poner en entredicho la reputación de tu marca. Faltar a la verdad es una manera fácil de evitar que los lectores vuelvan a tu web o adquieran tus servicios.

El fact-checking es mucho más que hacer una búsqueda en Google para verificar que algo sea correcto. A lo largo de los siguientes apartados conocerás lo esencial para verificar correctamente los elementos de tus estrategias.

La importancia del fact-checking en el marketing digital

Muchas de las crisis de reputación de las marcas digitales nacen por difundir y compartir temas falsos o engañosos. Verificar cada pieza de una campaña antes de lanzarla es esencial para evitar problemas. La fidelidad de tu comunidad y la credibilidad de tu marca están en juego.

Un paso que, a primera vista, parece básico, y que se hace menos de lo deseado, es verificar la información. Hay que contrastar las fuentes y recopilar datos de sitios web que sean de total fiabilidad. 

Además, sé consciente de que no tienes que crear informaciones o imágenes erróneas que pueden generar confusión. Una vez publicadas en tus redes sociales o plataformas, el impacto puede ser irreversible. No debes dejarte llevar por la inmediatez y publicar información para ser el primero sin antes asegurarte que es correcta.

Razones para implementar el fact-checking en tu compañía

fact-checking

La creencia popular dice que esta técnica es propia del sector periodístico. Lo cierto es que su uso es igual de importante en el ámbito del marketing digital. Esta afirmación se sustenta en las siguientes cuatro razones:

  • Un error garrafal puede hundir la imagen de una marca. La gente recuerda mejor un despiste que un amplio historial de buenas acciones. 
  • Hay determinados usuarios que disfrutan mirando con lupa las publicaciones, sobre todo las que hacen las marcas que no son de su agrado. Tienden a centrarse en lo malo en lugar de lo bueno, y no dudan en viralizar errores gramaticales y ortográficos. Una razón de peso para pasar todos tus textos y mensajes por un corrector antes de publicarlos. 
  • Te debes a tu audiencia, por eso, tienes el compromiso ético de verificar todas tus informaciones. Al igual que toman decisiones basadas en la información proporcionada por los medios, hacen lo mismo con las publicaciones de las campañas de marketing digital.
  • Si bien algunos lectores pueden detectar tu error, otros no lo harán y compartirán la información errónea con sus contactos. De este modo, inconscientemente estarán compartiendo datos falsos que pueden perjudicar a tu reputación. 

Qué tener en cuenta para hacer fact-checking

Aquí hay nueve componentes básicos que debes verificar para asegurarte de que tu contenido es creíble, preciso y confiable:

1.- Nombres y títulos

No usar la ortografía y la puntuación correctas es poco profesional y perjudica a tu credibilidad. Revisa la redacción de las marcas, nombres personales, instituciones y títulos de trabajo. Igualmente, asegúrate de que estén escritos de manera coherente en todo el contenido. Y mantén la coherencia: si al comienzo de la campaña un término se escribe de una manera, no lo cambies nunca más.

2.- Datos y números

Si vas a trabajar con estadísticas, verifica todos los hechos, porcentajes, transacciones y demás aspectos relacionados. Es importante utilizar datos actualizados. Consulta tus archivos personales, o realiza una búsqueda en la Red, si tienes dudas con una efeméride o dato económico. Incluso si estás reutilizando contenido de otro sitio web, verifica todo correctamente antes de utilizarlo para tus intereses.

3.- Lugares

Revisa la correcta redacción de los nombres de ciudades, capitales, países, regiones y otras áreas geográficas. Para comprobar estos datos asegúrate de utilizar las fuentes correctas . Y no olvides que deben estar actualizadas.

4.- Información de contacto

Es habitual colocar la dirección de correo electrónico y el teléfono de la empresa en la web y en las newsletters. Por eso, antes de hacerlos públicos, comprueba que están operativos y que funcionan correctamente. Del mismo modo, procura que el teléfono que ofreces no sea de tarificación especial.

5.- Definiciones de términos poco conocidos

Si no conoces el significado de una palabra o frase, asegúrate debidamente buscándolas en la hemeroteca y en el diccionario. Además, si es un término de compresión compleja, trata de dejar claro cuál es su significado. Una mala interpretación, o un mensaje confuso, pueden derivar en una situación contraproducente para tu marca.

6.- Fuentes estadísticas o de información

Encontrar la fuente principal es la manera de saber si la información que tienes entre manos es veraz o no. Certifica que las fuentes primarias que consultas se consideran acreditadas dentro de tu sector. Aunque parezca una página reputada, Wikipedia, al poder ser editada por el público, es una opción no del todo recomendable.

7.- Estadísticas y cifras

Presentar datos falsos, o mal calculados, es letal para tu credibilidad. Ofrece siempre la información más reciente y comprueba que todos tus cálculos y porcentajes son correctos. Verifica que las entidades o sitios web que proporcionan estadísticas tienen autoridad y reputación.

8.- Superlativos

Cuidado con expresiones como “el mejor”, “éxito garantizado”, “el más” “primero que”, etc. Si esta declaración no puede respaldarse con evidencias, proporciona una atribución clara. Si no se puede hacer nada, elimina el reclamo. La honestidad refuerza el compromiso que la comunidad tiene con tu marca.

9.- Cuidado con el plagio

El fact-checking es una de las grandes amenazas para aquellos que gustan de apropiarse de textos ajenos. El contenido duplicado es una pésima idea si tu objetivo es reforzar tu autoridad. Los motores de búsqueda valoran la información precisa y basada en hechos para sus usuarios. Por eso, si tu estrategia de contenido implica copiar / pegar, es probable que tengas dificultades para generar tráfico.

Doble comprobación, aunque creas que ya está todo OK

Aunque es bueno confiar en tus instintos, no debes confiar en ellos por completo. Puedes creer que sabes cómo deletrear el nombre de un producto, pero debes verificarlo en caso de que te equivoques. 

Pasar unos minutos buscando algo va a ser más fácil que lidiar con llamadas y correos electrónicos cuando te equivocas. Y, recuerda, que el administrador de la estrategia es el responsable de todo lo que informa y muestra una campaña de marketing.  Incluso si no escribiste nada, si algo no está bien, eres igualmente responsable del error.

Vuelve a verificar para ver si todas las fechas, nombres, hechos y cifras indicadas coinciden en todas las fuentes. Si esto no sucede, debes averiguar qué versión es la correcta. Sin embargo, no es fácil encontrar información o imágenes en los sitios web. Si no se encuentra ningún dato original, es mejor contactar con el dueño directamente.

Cuando trabajas con agencias o proveedores de contenido externos, la verificación de hechos a menudo es solo parte del proceso de creación de una campaña. Aunque delegues el trabajo a otros, asegúrate de que todo lo que dicen en tu nombre es correcto y veraz. Recuerda que esta campaña, y todos sus elementos, se muestran bajo el amparo del nombre de tu marca.

Herramientas imprescindibles para hacer fact-checking

Antes de publicar en redes sociales, o lanzar una campaña importante, es vital asegurarse que todo el contenido es veraz. Tener que esperar un día para publicar porque necesitas confirmación es mejor que lidiar con lectores enfadados o perder ventas.

Para ello, actualmente existen varias herramientas que te ayudarán a verificar imágenes y textos.

  • Image Verification Assistant. Te permite comprobar si las imágenes han sido manipuladas a través de diferentes herramientas. Asimismo, te facilita una gran cantidad de información y metadatos de la imagen.
  • Fact Check Explorer. Google lleva varios años comprometido con la lucha en contra de los bulos y la información falsa. Con esta herramienta podrás comprobar los bulos que circulan por la red sobre un tema o personaje concreto.
  • Snopes.com. El espacio de verificación de datos más antiguo y más grande que encontrarás actualmente en la Red. En el ámbito periodístico su uso está asentado, pero en el marketing digital todavía no es tan habitual.
  • Image Verification Assistant: Faker Fact. Interesante aplicación para determinar si estás delante de un texto fake. Introduces la url donde está alojado el texto y, en función de su redacción, te indica si es un texto formal o no.
  • WhoWhatWhy. Para verificar algo tan esencial como quién hizo qué y cuándo. Este página web proporciona una extensa base de datos de eventos y efemérides fácil de utilizar. Su catálogo comienza en el 1000 D.C y llega hasta nuestros días.

Ya conoces las características del fact-checking. ¿Sigues con dudas sobre qué estrategia de marketing debes aplicar en tu organización? En Antevenio podemos ayudarte a crear una estrategia de marketing digital que te permita captar los leads adecuados en aquellos canales que interesan a tus usuarios.

Etiquetas:

¿Quieres que te ayudemos a vender más a través de marketing digital?

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies