Claves a tener en cuenta antes de rediseñar una web

octubre 08, 2018
Redacción
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Claves a tener en cuenta antes de rediseñar una web

rediseñar una web

¿No estás obteniendo suficientes leads con tu formulario? ¿No tienes la web actualizada? ¿Consideras que tu web y tu identidad de marca no coinciden? ¿Tienes una web que no obtiene tráfico alguno? Además ¿tarda en cargarse? Puede que lo mejor sea que empieces un proceso de cambio. Rediseñar una web, abrir un blog o empezar a gestionar las redes sociales suelen ser algunas de las opciones por las que los especialistas de marketing suelen optar.

El cambio de un sitio web es un gran proyecto. Rediseñar una web necesita una planificación adecuada. Un buena investigación previa y mucha creatividad pueden ayudarte a que tu próximo rediseño sea un gran éxito. Si estás preparado para empezar el rediseño de una web necesitas tener en cuenta algunas claves.

Tu sitio web es un argumento de venta, una tarjeta de visita, un catálogo de tus productos/servicios, un anuncio y una forma de darte a conocer. Cada una de estas funciones es esencial para tu marca y tu éxito tanto online como offline. Cuando piensas en tu sitio web de esta manera, el diseño se vuelve más importante que nunca.

Hacer algunos cambios de diseño en tu sitio web podría mejorar las ventas, aumentar tu base de datos de clientes y mejorar tu visibilidad frente a los motores de búsqueda. Hay algunas consideraciones básicas en las que pensar antes de empezar este proceso de cambio.

¿Rediseño o reconstrucción?

rediseño una web

Una de las primeras decisiones importantes que deberás tomar es definir el alcance de tu proyecto de rediseño. Muchas personas usan los términos “rediseñar” y “reconstruir” de forma intercambiable para este tipo de proyectos. Sin embargo, cada uno tiene diferentes significados y mantienen diferencias significativas a la hora de gestionarlo. Una de las primeras cosas que tienes que hacer es evaluar si necesitas un rediseño o una reconstrucción completa. Esta es la definición de ambos términos:

  • Rediseño: si estás relativamente satisfecho con las capacidades y características de tu sitio web y si tu configuración actual está bien, entonces no necesitas un cambio completo sino un rediseño. Tienes una buena base sobre la que construir, por lo que la configuración del servidor de tu sitio web seguirá siendo prácticamente la misma. El cambio ​​se centrará en las actualizaciones de front-end, que pueden ir desde ajustes menores hasta una revisión de diseño a escala completa. Además de la estética, es recomendable que redefinas la estructura del contenido, el diseño de la página o que agregues nuevas características que puedan acomodarse dentro de la plataforma existente de tu sitio.
  • Reconstrucción: en algunos casos, es posible que necesites algo más que un “lavado de cara” para actualizar tu sitio web. Si tu sitio web no te permite administrar de manera eficiente el contenido del sitio, o si es incompatible con ciertas funcionalidades que necesitas, es un buen momento para considerar una reconstrucción completa de la página. Es decir, tendrás que actualizar tanto el front-end como el back-end de tu sitio web.

Por tanto ambos cambios son procesos diferentes, ¿tienes claro lo que necesitas? Si consideras que tu web necesita una reconstrucción total tendrás que empezar un proyecto desde cero. Si lo que quieres es rediseñar considera la siguientes cuestiones para hacerlo.

Haz un análisis de lo que te funciona y de lo que no

Parece simple, pero esta es una cuestión que a menudo se pasa por alto a la hora de rediseñar una web. Y sin embargo es un componente clave para la planificación inicial y para el proceso de cambio de tu web.

Muchas marcas simplemente deciden que la apariencia de su sitio web está algo obsoleta tras unos años y consideran que cambiar el diseño puede ser la solución. Pero ¿solamente se trata de poner la web más bonita? Claramente no.

Para obtener resultados óptimos, es especialmente importante profundizar en algunos niveles más que solamente el diseño como tal. Solamente así podrás asegurarte de obtener resultados significativos. Y de conseguir el máximo valor de tu inversión en este proyecto de rediseño. Al fin y al cabo, probablemente no vayas a hacer este cambio a menudo, por lo que es importante empezar el proceso desde este primer paso.

Al considerar los objetivos para el rediseño de tu sitio web, debes decidir qué aspectos y características cambiar. Puede ser útil comenzar con preguntas orientadas al análisis de lo que tienes en tu web.

  • ¿Qué es lo que más falla en tu web?
  • ¿Cuáles son los problemas particulares que estás tratando de resolver con este proceso de cambio?
  • ¿Qué funciona y que no funciona? Qué páginas no son visitadas o en qué CTA no se hace clic jamás, etc.
  • ¿Cómo han cambiado las necesidades desde la última vez que actualizaste tu sitio web?
  • ¿Cuáles son los resultados específicos que quieres lograr con este rediseño y cómo puedes medirlos?

Haz que las respuestas a estas preguntas ayuden a orientar los objetivos y requisitos de tu proyecto. El diseño de tu sitio web afecta directamente a tu rendimiento de marketing, por lo que es imprescindible utilizar este análisis para tomar decisiones correctas. Este análisis debe ser tu punto de partida para el cambio.

Características a analizar

Rediseño una web. Características para el cambio

Para obtener resultados óptimos, un proyecto de rediseño debe verse desde diferentes ángulos para asegurarse de que adopta un enfoque completo de cambio. Solamente un análisis de este tipo hace que consigas las respuestas que estás buscando. Respuestas que te ayuden a identificar las necesidades tanto inmediatas como a largo plazo.

1.- Experiencia de usuario

¿Estás relativamente contento con la estructura de tu sitio y el diseño de páginas existentes, o quieres cambiar la forma en que las personas navegan por el sitio e interactúan con diferentes elementos de la página? Saber cómo quieres que tu rediseño afecte a la experiencia del usuario y a la usabilidad web es realmente la base de tu rediseño. Los sitemaps son herramientas efectivas que te ayudan a definir cualquier cambio estructural que afecte a la experiencia del usuario y ayudan a desarrollar el nuevo diseño.

2.- Funcionalidad

¿Hay cosas específicas que te gustaría que hiciese tu sitio que actualmente no hace? De ser así, necesitas identificar todos tus requisitos funcionales para que puedan tenerse en cuenta en el alcance del proyecto.

3.- Objetivos de conversión

La mayoría de especialistas de marketing identifican acciones específicas que quieren que los usuarios realicen en su sitio web. Ya sea para hacer una consulta, una compra, una donación o una descarga. Normalmente siempre se quiere que los visitantes realicen una o más acciones medibles que lleven a la conversión.

¿Cómo está funcionando actualmente tu sitio web para que se lleven a cabo esas conversiones? Y, ¿cómo puede el nuevo diseño del sitio web mejorar esos objetivos para la conversión? Un diseño pensado y trabajado debería ayudarte a impulsar a los visitantes a reaccionar.

4.- Identidad de la marca

Tu sitio web debe ser una representación formal de la marca de tu organización. ¿Estás contento con tu identidad de marca? Necesitas dar respuesta a los temas relacionados con la identidad de marca antes de rediseñar una web.

No es raro que las organizaciones busquen rediseñar una web para dar salida a los problemas de identidad de marca. Debes asegurarte de que tu identidad de marca esté bien establecida de antemano para que puedas desarrollar un proceso de transformación de tu web. Y así puedas mantener la coherencia en toda tu estrategia.

5.- Contenido

Un proyecto de rediseño del sitio web también es una oportunidad para analizar tu contenido. ¿Te gusta la forma en la que hablas en tu sitio web? ¿Te gusta el tono que utilizas? Puede que tengas nuevas ideas para tratar nuevos temas o incluso para darle una vuelta al contenido ya existente.

Tener un plan de contenidos es algo que necesitas desarrollar en la primera fase del proyecto de rediseño. Es clave a la hora de cambiar el diseño. Prioriza el contenido frente a lo demás.

6.- Diseño

Por último, pero no menos importante, son las consideraciones de diseño estético lo que debes analizar. Si dejas este paso para el final las consideraciones que hayas ido trabajando en los puntos anteriores te permitirán hacerte una idea de los cambios de diseño que darán forma a tu proyecto.

Por supuesto, también tendrás que pensar en el aspecto general y la sensación que quieres transmitir con tu sitio. ¿Estás buscando un nuevo diseño que sea radicalmente diferente o tal vez quieres mantener mucho de lo que ya tienes y simplemente dar una sensación de nuevo? Tomes la decisión que tomes, visitar webs que te gusten será increíblemente útil para que dibujes conceptos para el nuevo esquema de diseño de tu sitio web.

Rediseñar una web en base al análisis realizado

rediseño una web en base al análisis

Estos elementos son puntos a tener en cuenta para rediseñar una web pero están totalmente relacionados entre sí. Es decir, los cambios en un área generalmente tendrán un impacto en otra. Lo más importante es tener en cuenta todas estas consideraciones y averiguar dónde pueden superponerse a medida que tu plan de rediseño va tomando forma.

Es imprescindible para rediseñar una web primero plasmar en un papel todos los cambios que hayas ido identificando. Y ahora es hora de priorizar. Haz una lista de la más importante a la menos. Y trata de ir encajando las piezas para que tu diseño quede impoluto.

Pero que no se te olvide, el contenido debe estar en el top de la lista. Si necesitas ayuda para crear contenido autentico en Antevenio podemos ayudarte. Obtén un mayor engagement gracias a tu contenido. ¡Contacta con nosotros!

Etiquetas:

¿Quieres que te ayudemos a vender más a través de marketing digital?

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies