6 tipos de emails que mejoran las conversiones

Marzo 06, 2017
Redacción
¿Te ha gustado nuestro articulo?
6 tipos de emails que mejoran las conversiones

Aumentar el ratio de conversión del email es una meta que seguramente te hayas propuesto. De hecho estarás trabajándola día a día. Esto quiere decir que conoces lo que el email marketing puede hacer por tu negocio. Lo que probablemente no hayas explorado del todo son los tipos de emails que convierten. 

El ratio de conversión en email hace referencia al dato que se consigue tras dividir el número de mensajes enviados entre las conversiones conseguidas. Pero para lograr un resultado potente tendrás que trabajar sobre varios tipos de emails que convierten. Que son los mensajes que te acercarán más a tu principal objetivo.

Decirlo es sencillo. Adaptar las necesidades de tu negocio a la creación de una estrategia de emailing que aumente las ventas no lo es tanto.

Es por ello que siempre es recimendable que para lanzar un buen trabajo realices previamente un testeo. EN el que comparar tanto los asuntos como los colores, las llamadas a la acción o el tono del mensaje. En definitiva, cada detalle que pueda determinar la decisión final del usuario.

Si bien la experimentación es necesaria para asegurarte de que lo que estás haciendo funciona, también es cierto que no siempre una marca se la puede permitir. Por desgracia los recursos a veces son limitados y factores como la falta de tiempo pueden detener este proceso.

 

Si buscas alternativas e ideas para aumentar las conversiones mediante el correo electrónico a continuación enumeramos 6 tipos de email que deberías tener en cuenta.

Tipos de emails que convierten

1.- Combina tus casos de éxito con los objetivos del usuario

Uno de los aspectos más importantes para hacer que un usuario convierta es inspirarle confianza. Si eres una empresa seria, con valores y, sobre todo, con resultados podrás exprimir tus cualidades al máximo.

Una buena recomendación es que combines estos éxitos con los objetivos del destinatario. Prepara un email que incluya tus logros más destacables y procura que cada uno de ellos haga referencia a diferentes servicios.

Por ejemplo, si has conseguido un premio a la mejor plataforma cross-channel del año destaca qué ha hecho cada herramienta para lograr ese galardón.

En base a cada tipo de herramienta lanzarás las preguntas adecuadas. En este caso podrías utilizar las que conformen la plataforma de cross-channel para incluirlas. Y, por último, tu trabajo consistirá en relacionarlas con los resultados finales que buscan los usuarios.

El email final estaría dividido en dos partes:

  1. Los casos de éxito de cada herramienta para hacer un guiño después.
  2. La pregunta al usuario: “Nuestros clientes normalmente buscan mejorar sus estrategias de email marketing, retargeting landing pages. ¿Alguna se ajusta a tus objetivos?”. Y, en cada servicio, incluye el enlace a la landing page que determines.

De esta manera se lo pondrás fácil. Por una parte sabrá que puede confiar en tu marca para gestionar su marketing digital. Y, por otra, le harás ver que para su objetivo específico tienes una herramienta que le ayudará.

2.- Incluye contenido visual

Si algo tienen en común las súper campañas de email marketing es que todas ellas incluyen contenidos visuales en sus mensajes. Ya sea un GIF, un meme o una imagen. ¿Por qué?

  • Una imagen vale más que mil palabras. El email consiste en resumir tanto el mensaje que solo se muestre lo importante, lo que interesa. Pero dejando a un lado los textos, las imágenes pueden ayudarte a enfatizar en ese objetivo de manera que impacte más en el suscriptor. De hecho, esta práctica la utilizan casi todos los tipos de emails que convierten.
  • El contenido visual es más llamativo. Dejas de ser uno de esos emails básicos para diferenciarte.
  • Los contenidos visuales humanizan. Sabemos la importancia que tiene la personalización y proporcionar un trato más cercano. Los seres humanos odiamos ser tratados como números. Por ello, aportar este tipo de contenidos puede ser una buena opción. Te alejarán de parecer demasiado automatizado.

3.- El ultimátum

No se trata de resultar negativo ni parecer violento. Pero sí de decirle al usuario que hace mucho que no interacciona con tu marca.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos, por muy contradictorio que parezca, es ponerle fácil la salida. Muéstrale que no quieres que pierda el tiempo y que tú tampoco quieres perderlo. Este ultimátum hará que reflexione y lo más probable es que siga con tu marca.

De esta manera también le harás ver que quieres crear una comunidad, que te interesa que tus contactos sean de calidad y que no quieres tenerlo en tu base de datos porque sí. Lo ideal es que también aportes un sentimiento de urgencia. Algo así como “Si no pulsas aquí daremos de baja tu suscripción“. Esto llevará a muchos de ellos a volver a abrir los mensajes de tus campañas.

4.- Emails que te conviertan en un asesor de confianza

Entre los tipos de emails que convierten llegamos a uno que consigue el 64% de las aperturas, según HubSpot. Se trata nada más y nada menos que de un tipo de mensaje que trata de discutir el potencial de tu producto o servicio.

Quizás pueda resultarte muy familiar a los correos que automatizas para recuperar los carritos de la compra abandonados. Pero, en este caso, la propuesta va más allá de la frecuencia de envío. Queremos que esta vez te centres en el contenido.

Tu objetivo debe ser darle al usuario una razón para volver a abrir tus emails. Pero no porque incorpores datos personales de su última compra. Tienes que diferenciarte adjuntando contenidos exclusivos. Tanto que el usuario se vea obligado a volver a abrir más de una vez el email para encontrar ese recurso.

¿Te estás preguntando qué tipo de contenido puedes aportar? Imagina que tu negocio es una clínica dental y que un usuario ha mostrado interés por tu servicio de blanqueamiento. No obstante, no ha llegado a convertir.

¿Qué puedes hacer con un email para que termine contratando el servicio? Proporcionarle información adicional que lo empuje a ello. Olvida la técnica de avasallarlo a ofertas. Debes ser más sutil.

Crea un email que haga ver a tu usuario que estás ahí, que sabes que ha visitado tu producto y que estás preocupado por saber qué más necesita para comprarlo. Utiliza un lenguaje familiar, que te aleje del papel de vendedor y te convierta en asesor.

Pídele que se ponga en contacto contigo en caso de que surgiera cualquier duda. Y como recomendación, te proponemos que incluyas un ebook, un post, un webinar o cualquier otro contenido relacionado con el producto o servicio por el que haya mostrado interés.

De esta manera no solo aumentarás sus ganas de comprar. Sino que lograrás reforzar el engagement con tu marca. Convertirte en alguien en quién confiar y consultar las dudas es lo que todos los tipos de emails que convierten esperan. Y para ello no hay nada como segmentar las bases de datos.

5.- El poder del “por qué

Otro de los tipos de emails que convierten son los que aprovechan tus movimientos para lanzarte impactos. Estos casos están muy unidos con el ejemplo anterior. La principal diferencia es que aquí no tendrás que convertirte en un asesor. Te encargarás de que el usuario convierta utilizando tu información.

Es decir, juega con la memoria de tu base de datos para recordarle el interés inicial que tenía un producto o servicio. Imagina que el usuario rellenó un formulario hace un mes pero no ha realizado ningún movimiento relacionado posteriormente.

Pregúntale por qué lo rellenó, incluyendo el nombre del archivo al que te refieres y la fecha exacta. A continuación, plantea opciones de respuesta.

  1. Me gustaría saber más sobre determinado producto pero no necesito la ayuda de ningún agente“. Tendrás que facilitar un enlace que lo dirija a la landing page en cuestión.
  2. Quería conocer la función de producto o servicio concreto“. En este caso podrías aportar un webinar o un post que hable acerca del tema.
  3. Quiero actualizar/aumentar/incluir algo determinado a mi servicio“. Un enlace a tu landing de compra es la mejor opción.

Incluye todas las opciones de respuesta que creas convenientes y que crees que pueden terminar convirtiendo. Para ello es importante que supervises los movimientos del usuario en cuestión y te hagas una idea de qué es lo que más puede interesarle.

Recomendaciones

Si de verdad vas a utilizar esta técnica entre todos los tipos de emails que convierten debes cumplir varios factores.

  1. Brevedad. Si lo que quieres es obtener una respuesta y que el usuario haga clic en el enlace que aportes y termine convirtiendo, sé breve. En definitiva, no incluyas 15 preguntas. Utiliza 3 o 4. Si el usuario ve una lista enorme ni siquiera se parará a leerlo por mucho que le interese.
  2. Conciso y directo. Déjate de florituras. Muestra claramente el objetivo y no te alargues en tus frases. No des lugar a dudas.
  3. Muestra que hay una razón. Ante todo, al usuario debe quedarle claro que te pones en contacto con él por algo. Si no, de primeras podría pensar que es una encuesta o algo parecido. Céntrate en sus problemas y en posibles soluciones: “Sigo tus debates y he detectado que tienes una necesidad“. Aquí le muestras el problema e incluyes la solución con tus preguntas.
  4. Llamadas a la acción. Procura que siempre estén a la vista, de manera que el usuario lo tenga fácil para hacer clic en el botón.

6.- Convierte tu email en un canal donde la comunicación sea fácil

Cuanto más sencillo resulte para el destinatario leer y responder a tu email, más probabilidades tendrás de que conviertan. Aunque este concepto parece obvio, en ocasiones se cae en el error de escribir mensajes demasiado largos, confusos o incompletos.

Los tipos de emails que convierten evitan, a toda costa, cometer ciertos errores. Entre ellos:

  1. Asuntos demasiado largos.
  2. No personalizar el contenido.
  3. Caer en la trampa del SPAM.
  4. Trabajan para que no ocurra lo peor con los contenidos: que no se vean.
  5. La falta de atractivo.
  6. Fecha y hora de envío inadeacuados.
  7. Velocidad de carga larga.
  8. Frecuencia incorrecta.
  9. Añadir más de una llamada a la acción.

Otro de los pasos que tiene vital importancia para convertir tu correo en uno de los tipos de emails que convierten es no saltarte los Tests A/B. Es fundamental que analices los datos obtenidos y hagas pruebas de manera continua para asegurarte del buen funcionamiento de las decisiones tomadas.

Es un trabajo lento y complicado a veces, pero la recompensa merece la pena. Actualmente, tienes muchas herramientas online que te permiten realizar Test A/B de una manera sencilla. Como, por ejemplo, la plataforma de email marketing MDirector.

¿Quieres poner a prueba estas claves y mejorar el open rate de campañas de email marketing? Crea tu campaña con MDirector en tan sólo unos minutos. Dispondrás, en una plataforma de email marketing profesional, de todas las herramientas necesarias para que asuntos de email creativos sean la base del éxito de tus estrategias de marketing digital.

Tú tienes necesidades, nosotros soluciones

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies